Johannesburgo Elegida para la Nueva Presidencia de CGLU

El 15 de Octubre, culminando con la 5º Cumbre mundial de líderes locales y regionales se eligió nuevo presidente y vicepresidentes de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU). Mpho Parks Tau, actual presidente de la Asociación Africana de Gobiernos Locales y exalcalde de Johannesburgo (Sudáfrica) fue elegido para presidir el organismo multilateral, dejando fuera del cargo a su competidor, Isur Metshin, alcalde de Kazán, en lo que fue un proceso decisorio totalmente democrático.

En palabras de Parks, su prioridad como Presidente de CGLU será la de «fomentar nuevos partenariados que brindarán nuevas soluciones a les comunidades locales de todo el mundo, así como implementar los objetivos de desarrollo sostenible». Durante la jornada también se eligió el resto de los miembros de la presidencia de la organización. Los elegidos como copresidentes fueron ser Tahir Akyürek, Alcalde de la municipalidad metropolitana de Konya (Turquía), Ada Colau, Alcaldesa de Barcelona (España), Wen Guohui, Alcalde de Guangzhou (Xina), Roland Ries, Alcalde de Estrasburgo, (Francia) y Presidente de Cités Unies France, Mauricio Rodas, Alcalde de Quito (Ecuador) y Anne Hidalgo, Alcaldesa de París. Berry Vrbanovic, Alcalde de Kitchener (Canadá) y Presidente emérito de la Federación de Municipios Canadienses fue elegido Tesorero y Mohamed Sadiki, Alcalde de Rabat (Marruecos), Tesorero Adjunto.

 Mostrándose orgulloso de la diversidad que representa la nueva presidencia, el Presidente anunció que la Nueva Agenda Urbana que se ha venido construyendo a lo largo de la última década y que culminará con la celebración de la Conferencia Mundial de Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible de las Naciones Unidas, Hábitat III, será una agenda inclusiva «para todas las regiones del mundo que contribuirán a su desarrollo y aprendizaje». Pero, como apuntó el secretario general de CGLU Josep Roig, más allá de la definición de la nueva agenda, el gran reto que la nueva presidencia tiene por delante es el de pasar de los procesos de negociación a la implementación y supervisión de los objetivos de desarrollo establecidos.